NAVEGACIÓN

Técnicas de paleo

kayakautovaciable-paleoalto-bajo

Una buena práctica consiste en reducir todos los movimientos de nuestro cuerpo a un área determinada, imaginaria, un espacio en el cual no debemos sobrepasarnos y que  servirá como una guía para optimizar el paleo.

Existen dos formas de ejecutar el movimiento:  la palada de fuerza y la de travesía.

En la de fuerza se hace hincapié en la potencia a corto plazo, se extrae toda la fuerza del par que ejerce las piernas, bien afirmadas en los reposapiés y el giro del torso. Nuestras manos en esta acción se encuentran mas altas, a la altura de nuestra cara. La tirada y empuje de nuestros brazos se realiza en forma más enérgica.

 

En la palada de travesía nos encontramos mas relajados, la cuchara de la pala no la traemos tan cerca del kayak ni la clavamos tan lejos como en la de fuerza.

 

Las manos no las levantamos tanto para no fatigar los hombros, el ángulo que describe la pértiga de la pala respecto a la línea del mar es menor a la de fuerza como se muestra en las imágenes. Tampoco se requiera de un excesivo giro del torso.

Es importante que nuestra remada la realicemos en forma sustentable, equilibrando las fuerzas y logrando una cadencia en los movimientos que se proyecten en el tiempo a medida que vayamos practicando, no sobrepasando las 55 paladas por minuto.

Las formas de paleo, de fuerza o de travesía, que podría llamarse también alto, bajo y hasta uno medio las combinamos dinámicamente de acuerdo a las circunstancias.

La pala como apoyo podrá servirnos para estabilizarnos en más de una oportunidad, ya sea por la deriva o el abatimiento. En este caso la pala se desplaza hacia el lado del apoyo, logrando menor ángulo, mas superficie de contacto y mayor palanca.

 

(Visitada 185 veces, 6 Visitas de hoy.)
Total Page Visits: 354 - Today Page Visits: 1
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin