LA EMBARCACION

Cómo elegir el kayak

Cuando uno quiere adquirir un kayak debe hacerse algunas preguntas y tener las respuestas correctas para hacer una buena elección. Estas son embarcaciones donde el palista va sentado sobre la cubierta, el auto rescate en caso de vuelco es sencillo, la maniobra de reingreso no es muy complicada, pero tendrá que ser muy practicada y muy bien sabida.

Con una capacidad de estiba considerable y gracias a su fácil abordaje las convierte en una plataforma ideal para pesca y más aún en el mar, cuando uno ingresa sobre una playa tendida con rompiente.

Están fabricados con un polietileno línea,l en un sistema de roto moldeo en una sola pieza, casco y cubierta, convirtiéndolos en embarcaciones muy resistentes estructuralmente hablando.

Se puede decir que son insumergibles, salvo rotura extrema del casco, caso muy difícil o problema de estanquidad en el tapón de purga o en los tambuchos, (tapas que cierran accesos al interior del kayak) defectuosas o en mal estado.

A más de 10 años de antigüedad muchos kayaks se presentan en muy buenas condiciones, convirtiendo al mercado del usado como una opción valedera.

En caso de tomar esta opción revisen minuciosamente toda la superficie, en especial los imbornales y observen el estado del plástico. Si bien el material es resistente a los rayos del sol el re secamiento por largas exposiciones a la intemperie es inevitable.

Los kayaks cerrados, donde el palista va sentado dentro del cockpit (hueco sobre la cubierta), son embarcaciones más técnicas, el auto rescate tiene otro grado de dificultad su uso habitual es en aguas blancas o travesías. Ambos kayaks son embarcaciones distintas con prestaciones diferentes, ni mejor, ni peor.

Debemos saber que los kayaks autovaciables vienen diseñados para uno, dos y tres palistas. Los modelos de tres palistas permiten ocupar la posición del medio por un solo palista, convirtiéndolo en una buena opción para compartir  la embarcación en alguna salida o navegar solos. También debemos considerar, para el transporte y guarda, que los kayaks para tres palistas denominados triples son los más grandes y pesados del mercado.

Volviendo a las preguntas, las resumiré solo en tres para cubrir aspectos fundamentales de las prestaciones de los kayaks autovaciables.

Primero, que uso le vamos a dar: pesca, recreación, tareas de apoyo, buceo, salvamento.

Segundo, en que ámbito más frecuente vamos a navegar: (mar, lagos, ríos, lagunas).

Tercero, nuestra talla física. Si bien el físico no es un gran impedimento en un kayak abierto consideraremos el peso de nuestro cuerpo y lo relacionaremos con la capacidad de carga dada en kilogramos por el fabricante. Se puede ver siempre impreso sobra el kayak.

Nuestra altura y largo de piernas en estas embarcaciones no es un problema, pero si prueben en lo posible antes de la adquisición la posición de paleo, traten de sentir la cadera y la parte baja de la espalda contenida y los pies bien firmes en los reposapiés, con las piernas levemente flexionadas. En esto los reposapiés regulables son mejores que los estampados sobre el plástico. Los asientos como accesorio facilitan mucho la postura de paleo, siempre y cuando estos no eleven el centro de equilibrio volviendo al kayak inestable.

Para facilitar la maniobra de reingreso  siempre son mejores los perfiles bajos, en ambas bandas del kayak, estribor y babor.

De todos modos cualquier persona con la debida destreza podrá subirse a cualquier kayak abierto, pero una mayor masa corporal se verá beneficiada en la maniobra con kayaks de mangas generosas, superiores a los 85 cm y esloras que acompañen en proporción.

El peso del kayak también puede ser un tema de decisión, si bien pueden rondar entre los 20 y 34 kilogramos  dependiendo de los modelos, el volumen es lo que los convierten en difíciles de maniobrar. No dejen de pensar en su guarda y transporte sobre un vehículo, el esfuerzo requerido y si vamos a tener siempre ayuda para realizarlo.

Relacionar el peso de la embarcación con las posibilidades físicas es lo más conveniente.

Lo segundo, en que ámbito más frecuente vamos a navegar: es útil para esto conocer los términos de estabilidad primaria o pasiva (grado de inclinación máxima en aguas tranquilas o con la embarcación detenida) y la estabilidad secundaria o activa (grado de inclinación o de escora en aguas agitadas o inclinando la embarcación). A simple vista cascos planos ofrecen buena estabilidad primaria, ideales para estar fondeados en tareas de pesca y los cascos e V son más navegables, si bien tienen un comportamiento algo nerviosos estando fondeados o quietos,  se comportan mucho mejor navegando con marejada.

Debemos conocer la performance  que surge de las proporciones de cada diseño, y en reglas generales son: a mayor ancho de manga es más estable, pero también es más lento y más pesado en la remada.

Cuanto más angosta sea la manga será un kayak más rápido pero más inestable.

Una eslora corta hace que la embarcación sea más maniobrable, pero termina siendo lenta en la remada, guiña o zigzaguea entro palada y palada.

En cambio, un kayak con larga eslora tiene buena velocidad y se muestra más liviano en el paleo, en contra son difíciles de maniobrar y pasando los 4 metros los convierten en embarcaciones muy difíciles para pasar rompientes sobre playas.04

Si estuviéramos buscando un modelo para nuestro mar (me refiero al litoral Atlántico Bonaerense) la mejor opción sería un modelo con diseños combinados, parte media plana, quillas marcadas en proa y popa, con una eslora de 3 a 3.8 metros y una manga aprox. de 80 centímetros. Recuerden que el ingreso y egreso al mar siempre se hace con cierto oleaje, esta eslora nos permite cierta maniobrabilidad en la rompiente y está acorde a las distancias que uno puede recorrer en nuestro mar.

Si fuéramos a recorrer distancias mayores en grandes ríos o lagos lo ideal son kayaks con esloras superiores a los 4 metros en algunos casos equipados con timón de popa.

En pequeños arroyos y para correr olas son ideales los kayaks cortos, de rocker acentuado (curvatura del perfil del casco) que le confieren una gran maniobrabilidad.

En ambientes lacustres, si lo que uno busca es una buena plataforma bien estable ya sea para pesca o recreación, elijamos kayaks con mangas bien anchas que superen los 85 centímetros y cascos planos, sabiendo de antemano que las distancias a recorrer serán cortas.

Por último, el uso: su éxito en las pescas no se discute, fue el motor principal para el surgimiento de modelos específicos para tal fin, incluso adaptados para distintos ámbitos de agua dulce o mar. Los accesorios  y la adaptabilidad de cada modelo a las distintas técnicas de pesca son lo que marcan la diferencia y el precio (sobre todo en kayaks importados).

Así podemos encontrar modelos con apoya cañas embutidos en popa, apoya cañas giratorio en el cockpit, receptáculo para ecosonda, espacio en popa para estibar carga y tambuchos, algunos con acceso al interior del casco.

En esto los que poseen un acceso cómodo y seguro permiten llevar la caña de pesca, reel, fondeo, pala de apoyo, etc. Librándonos de llevar elementos por sobre el kayak, para entrar y salir más seguro del mar o zonas complicadas.

Las configuraciones de kayaks muy tentadoras que se ven en imágenes que vienen de España, Italia y Estados Unidos (costa este) nos muestran embarcaciones muy equipadas entrando al mar.

Muchas de ellas con cuatro cañas listas en sus respectivos apoyos, copo, cámaras de filmación instaladas, V.H.F, G.P.S y ecosonda instrumentos todos bien a mano sobre un barral en proa y un tipo de asiento muy cómodo como una butaca, que incluso se pude llegar a subir.

En nuestro mar todo eso es imposible, debemos acostumbrarnos a entrar y salir del mar con todos los elementos bien trincados (atados en forma ajustada), manteniendo un bajo perfil de la embarcación. Nada debe salirse de su lugar ni perderse. Lo ideal, poco equipo, efectivo y muy bien guardado.

En otros ámbitos más tranquilos podremos tomarnos otras licencias y equipar nuestros kayaks a semejanza de los importados descriptos anteriormente, pero siempre cuidando el no enredarnos con cabos, fondeos sueltos, o líneas de pesca con anzuelos a la vista.

Generalmente el kayak vendrá complementado con su respectivo remo, del tipo multipropósito o pala de turismo. Pero no crean que es todo, debemos considerar el equipamiento necesario para contrarrestar cualquier inconveniente surgido durante la navegación, lo que se denomina elementos de seguridad pasiva y además contar con algunos conocimientos y entrenamiento previo para poder estar preparado ante ciertas circunstancias, lo que se denomina seguridad activa. Es oportuno al menos remarcar diez tips principales a tener en cuenta:

1º Poseer un mínimo entrenamiento de natación para saber desenvolvernos sobre el agua.

2º Usar siempre el chaleco salvavidas o D.A.F (dispositivo de ayuda de flotación).

3º Conocer y tener bien practicada la maniobra de reingreso al kayak.

4º Usar protección térmica de acuerdo a la temperatura del agua, no a la del ambiente.

5º Contar siempre al menos con dos pronósticos bien completos, que nos muestren viento, intensidad, dirección, nubosidad. Estado del agua, temperatura, altura de ola, periodos y demás datos meteorológicos.

6º En lo posible no navegar solo, en ámbitos comprometidos como grandes ríos o mar hacerlo siempre en grupos mínimos de tres kayakistas.

7º Llevar comunicación, celular en bolsa estanca o V.H.F marino. Si la zona a navegar es de tener cuidado no duden en llevar ambos equipos ya que tienen prestaciones diferentes.

8º Comunicar siempre a alguien en tierra de nuestras salidas con horario estimado de llegada, lugar y posible recorrido.

9º Respetar las zonas de baño en playas públicas, usar las bajadas náuticas habilitadas para tal fin. Mantenerse apartados  de canales navegables para grandes barcos, entradas de puertos y sitios boyados que estén vedados a nuestra navegación.

10º Traten siempre de tener un conocimiento previo de la zona en donde se va a navegar. Vientos geo tróficos, mareas, deriva de las corrientes, modificación de la línea de costa, meteorología puntual de la zona, no duden en preguntar a la gente del lugar si la zona a navegar es desconocida.

A estos 10 puntos podemos sumarle un sinnúmero de elementos, silbato, heliógrafo, brújula, compas, G.P.S, cuchillo corta cabos, fondeo, señales de advertencia, etc. Más un conocimiento y entrenamiento superior. Debemos ser conscientes y en todo caso buscar información para estar acorde a la navegación exigida, ya sea con los elementos de seguridad, conocimientos y una mayor preparación física.

Todo ámbito navegable de uso comercial ya sea (mares, lagos o ríos) están bajo la jurisdicción de la Prefectura Naval Argentina, la cual tiene el poder de policía y de salvaguarda de nuestra seguridad, debemos respetar sus normas y requerimientos para hacer más segura nuestra navegación.

(Visitada 70 veces, 2 Visitas de hoy.)
Total Page Visits: 141 - Today Page Visits: 2
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta